Navidades y año nuevo en Italia

Luego de 3 años en estos lares era justo y necesario pasar la navidad y fin de año en casa. Realmente no era una idea que me entusiasmaba, considerando que casi toda mi vida la he pasado comiendo hallacas y pan de jamón, todo esto en franela y pantalones cortos y en más de una ocasión a orilla de la playa. Pero en fin, la vida da vueltas y hoy estamos en otro escenario.
Hablemos primero del clima, la semana antes de navidad la columna de mercurio bajo hasta 2 grados y durante la noche descendía un poco más. Ok, no me voy a quejar sino mis amigos en otras latitudes europeas se sentirán ofendidos. Digamos que viviendo en Roma estás bajas temperaturas no son muy frecuentes, y menos la ausencia del sol, que más o menos desde el 23 de diciembre que no lo veo brillar y los pronósticos para el fin de año no son alentadores.
Luego de esta pequeña introducción pasemos al meollo del asunto. Señores aquí no se oye gaitas, no bailan, no cantan, las navidades en Italia no son homogéneas, cada región, cada familia tiene su propia tradición y principalmente lo que se hace es comer...
La noche del 24 Vigilia di Natale, el menú es a base de pescado, al menos en Roma y en otras localidades... a nosotros nos tocó preparar la entrada, ensalada de pulpo y vol au vent rellenos de varias cremas a base de atún, camarones, salmón. Los comensales quedaron satisfechos, al menos eso dijeron, a no ser que sea otro elogio más de esos obligatorios en estas fechas.
Como primer plato una pasta con pez espada y camarones con un toque picante que le daba magia. Este año el primer plato cambio creo que de yo tanto burlarme, porque la tradición -no se si de esta familia o en Roma- es pasta con atún en salsa... atún de lata señores. Así que un OLÉ por el cambio, porque pasta con atún de lata la preparo cuando me quedo sin provisiones.
El segundo plato no estaba en nuestras manos, ni podiamos influenciar en el menú, así que nos tocó unos camarones al horno inspirados en el merengue sin letra, no sabían a nada.
Luego, no se si llamarlo contorno, vegetales fritos: calabacín, berenjena, coliflor, alcachofa. Creo que el que no come vegetales se los comería con los ojos cerrados porque son sublimes. Como casi todas las cosas que son fritas. En fin esta es la cena del 24 de diciembre, ¡ah los dulces! turrones, panettone, torta a base de frutas secas, nada del otro mundo, o bueno nada muy elaborado.
El 25 la cosa toma un poco más de consistencia, excepto por el primer plato que es una especie de caldo con pasta, en este caso con crêpes, ojo es un caldo no una sopa, pero un poco de agua caliente no le hace mal al organismo. Luego se pasa a lo consistente, pollo relleno, carne empanizada (pollo, pavo, o carne de res) papas horneadas, vegetales, etc. Y bueno seguramente en otra casa, otra tradición la cosa mejora.
Los dulces son los mismos, y el panettone con nutella agarra otro color.
Para el fin de año seguramente otro menú, pero esencialmente la cosa no cambia, te sientas comes, y entre un plato y otro te dará la media noche... Como tradición se comen las lentejas, se brinda al año nuevo, y se suele usar ropa interior de color rojo y no amarillo como en Venezuela.

Y luego de esta experiencia valoro más mis hallacas y mi pan de jamón. Y la tradición venezolana, que me pertenecerá para siempre, pero cada cultura tiene su propia tradición, y me alegra poder combinarlas, y todas tienen algo en común: compartir.
Feliz Año nuevo, que venga cargado de buenas energías... y más viajes.

Anita te estamos esperando...

3 comentarios:

Italia dijo...

Me encanta italia, y me encnataría pasar una navidades allí. De moemnto ya conozco Nápoles, Roma, Florencia, Pisa, Sicilia, ahora voy a conocer Venecia, aunque no estarés para el carnaval...y algún año pasaré allí las navidades.

Lorgia Cecilia Quintero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier Adán dijo...

Adoro italia y su comida,
Un abrazio