Quiero naufragar

Raimiti, Miércoles 06-08-2008
No tenemos reloj, no sabemos la hora precisa, sin tv y sin las grandes noticias, sin Internet, sin contaminación, sin civilización. Amanecemos con la luz del día, dormimos con la entrada de la noche... El único horario que tenemos es el sonido de una concha de mar enorme que indica la salida de alguna excursión, o la hora de comer.
Hoy fuimos de excursión al paso sur de Fakarava, primero hicimos snorkeling en una piscina natural, no muy profunda y con muchos peces. Este pequeño "pueblo" está totalmente abandonado, quedan solo 4 personas...

El pez napoleón es un espectáculo, enorme y simpático, apenas llegamos sale darnos la bienvenida. Luego, cuando la corriente no es tan fuerte vamos en el bote y nos dejan un poco más arriba del inicio de la corriente y nos dejamos arrastrar viendo toda la barrera coralina. Serán unos 20mts de profundidad pero el agua es tan cristalina que se puede ver el fondo, ¡y también los tiburones! ¿Miedo? no tanto, yo diría más bien impresión y respeto, por suerte ellos mantienen la distancia.
Regresamos a la hora de almuerzo, el resto de la tarde la pasamos en kayak. Total relax...

07-08-2008
Desayunamos con la tranquilidad que sólo existe aquí, en realidad nos sentimos como si este lugar nos perteneciera, fuera nuestro, nuestra rutina.Luego vamos en lancha a una playa paradisiaca, las fotos parecieran falsas, en realidad no lo son... es un lugar de ensueños.

Regresamos para el almuerzo, pasamos el resto de la tarde enamorados de este lugar, deseando que los días no pasaran...
Al final de la tarde Eric, Amauri y Gabriel limpiaban el pescado del día, los restos los lanzan al agua para que otros peces se los coman, nos acercamos allí y no se imaginan que espectáculo el que presenciamos.

08-08-2008
Hoy salimos a nuestra excursión luego del desayuno con las esperanza de ver las ballenas, porque le informaron a Eric que tres ballenas habían entrado por el paso norte, así que estaban dentro de la laguna... pero nada, nos quedamos con la ilusión.
Estuvimos en el paso sur, hicimos snorkeling en medio de la corriente, luego estuvimos en la piscina y después fuimos a un motu para nuestro picnic ya que el almuerzo no sería en raimiti, pensamos que sería algo sencillo, un sandwich con jamón y queso. Pues no, un delicioso cous-cous con pescado a la brasa con salsa especial sécret de la maison.

La organización de Raimiti es increíble, te sorprenden muchísimo con la comida, porque en un lugar tan lejos de todo no te hacen extrañar absolutamente nada. Mado es la chef de Raimiti, es una señora pequeñita, tímida, que tienes que ir a encontrar en la cocina.
¿Quién no quiere naufragar en este lugar?

3 comentarios:

angelicaguarenas dijo...

Hola querida. Me pareció fascinante el relato de tu viaje de luna de miel, por un momento sentí que yo tambien estaba en ese paraiso, viendo el cielo unirse con el mar. Gracias por compartir con nosotros esos lugares y momentos tan bonitos.

Angélica

RA dijo...

No comments. Como dijo Jesulín, en dos palabras, IM PRESIONANTE

Lorgia Cecilia Quintero dijo...

Gracias... de verdad no hay palabras para describir este paraíso, gracias por acompañarme en cada viaje...