Caracas

Caracas… Hablar de Caracas es complejo. Cada quien tiene una opinión de esta caótica ciudad. A mi me encanta Caracas, claro ahora que no vivo en ella me gusta, antes la odiaba; en realidad, he tenido siempre una relación de amor-odio con esta extraña ciudad.

Caracas es un valle enorme, con una montaña espléndida que la bordea y la adorna. Antes era conocida como la ciudad de los techos rojos, de esa época quedó sólo el nombre, porque ahora Caracas es una ciudad pesebre, una ciudad de gente apresurada que ya no tiene tiempo para pedir disculpas en medio de un tropezón. En fin, aún así; Caracas es Caracas y lo demás es monte y culebra, así se dice en este país. Y es que Caracas es la ciudad que hay de todo y para todos, incluso para los malhechores.

Caracas con todos sus problemas es una ciudad encantadora, con un clima perfecto, ni frío ni calor. El Ávila, montaña que les mencioné anteriormente, es el pulmón de la ciudad, es el relax de todos. A pesar de todos los problemas de los habitantes de Caracas (Tráfico, embotellamientos, delincuencia, etc.)

La gente sigue siendo chévere, de buen humor, y sobre todo ocurrentes e ingeniosos…

Lo de ocurrente e ingenioso es un fenómeno de los venezolanos en general, pero que puedes confirmar en Caracas, sino me crees dime en qué otra ciudad del mundo te montan cualquier tipo de piercing en medio de la calle, o te venden baba de caracol, o te reparan las tapitas de los zapatos. ¿No me crees? Vente pa’ Caraca’ pa’ que tu veas.

Hay muchas cosas que descubrir de Caracas: la ciudad gastronómica para todo tipo de paladar y todo tipo de bolsillo, desde restaurantes exclusivos hasta los perros calientes de las esquinas, y ni hablar de las areperas. Caracas es también una ciudad para rumbear, desde salsa, tecno, electrónica, rock, adulto contemporáneo incluso ambiente. Por supuesto es una ciudad cultural, quizás no como una ciudad europea, pero hay museos, galerías, exposiciones, teatro, conciertos, manifestaciones culturales.

Otra cosa que hay que descubrir de Caracas, es el centro de la ciudad: Puerta Caracas, la plaza Bolívar, la Catedral, las escaleras del Calvario, la Pastora… Hay un señor muy amable que se llama Luis Macuare, el tiene un taxi, en realidad debería ser guía turística de la ciudad. Que señor tan simpático, buen conocedor de la ciudad y buen conversador, su número de teléfono es 0414-2936607.


La ciudad más amada y odiada de Venezuela tiene mucho que ofrecer, yo la sigo extrañando y amando en la distancia, amor que me pasa cuando me toca viajar en metro o en camionetica; a mi Caracas siempre me sorprende.

1 comentario:

Elizha dijo...

Sinceramente, es un sentimiento como el primer amor.... Caracas es Caracas a pesar del caos que muchos predican no hay otra ciudad como ésta.