Egipto: Marsa Alam & Luxor

Conozco muchas de las playas de Venezuela, que sin dudas son un paraíso. Pero de verdad me sentí en el paraíso cuando estuve en Marsa Alam. Marsa Alam es un pequeño pueblo al sur de Egipto y es considerada la Meca de los buceadores, de hecho se dice que el mar rojo es el acuario de Allāh, cuando me sumergí en sus aguas lo entendí, y las palabras no creo que sean suficiente para describirlo, sin embargo lo intentaré.
Llegamos un sábado por la noche directos a descansar, el domingo apenas desayunamos nos dirigimos a la playa, hay partes donde está prohibido bañarse para proteger a los corales, nosotros nos fuimos directamente donde está el puente que es más o menos 50 mts de largo de la orilla de la playa y de allí te lanzas al agua. Debo confesar que el primer día estaba asustada a un metro del puente se ve un fondo lejano y más allá sólo un azul intenso que no ves el fondo, pero los miles de peces que te rodean te relajan y pierdes el miedo. Ya el segundo día no veía la hora de irnos a zambullir.

El pez loro te deslumbra con su verde y violeta, lo ves por doquier, el pez payaso no se deja ver facilmente quizás está grabando Nemo 2, ¿y qué decir del pez escorpión? ¿o de una mantarraya que nada justo bajo de tu panza? ¿o de una tortuga que sale a tomar un poco de aire? Es simplemente maravilloso, es otro mundo bajo del agua, hay una paz que te relaja, un silencio que te envuelve, y simplemente la emoción se adueña de ti y ya no quieres salir del agua.

También tuvimos la oportunidad de ir al Luxor desde Marsa Alam, 6 horas de ida y 6 de vuelta, con salida a las 4 de la mañana y regreso a media noche, es agotador, pero vale la pena. Luxor es la ciudad de los grandes templos egipcios, el templo de Luxor fue construido principalmente por dos faraones Amenhotep III y Ramsés II que culminó la obra, otros faraones como Tutankamón continuaron a embellecer el templo con decoraciones que aún hoy pueden contemplarse. El templo poseía dos grandes obeliscos, sólo uno puede observarse en el templo el otro se encuentra en la Plaza de la Concordia de París.
El Karnak es el centro religioso conocido más antiguo del mundo, a la entrada encontramos una especie de avenida de esfinges con cabeza de carnero, que es el símbolo del dios Amón. En su interior se encuentran muchas obras intactas, numerosas columnas que conservan sus inscripciones. El templo de Karnak es considerado un museo a cielo abierto que conserva importantes restos de la cultura egipcia.


En el Valle de los Reyes es una necrópolis donde se encuentra gran parte de las tumbas de los faraones de algunas dinastías, así como la de algunos príncipes, reinas y nobles. Por este Valle han pasado grandes protagonistas de la historia, desde los griegos y romanos que en algunas tumbas realizaron los primeros graffiti de la historia, hasta los cristianos que con su ira atacarían las tumbas e incluso habitarían en ellas. La llegada de los europeos abrió la exploración del lugar e iniciaron a identificar algunas de las tumbas, muchas de ellas hermosas, con momias reales y joyas que despertaron el interés de muchos arqueólogos y coleccionistas. En el 1922 encontraron la tumba de Tutankamón, llena de tesoros que jamás nadie haya imaginado, actualmente en la tumba no se encuentra nada, todo fue trasladado al museo del Cairo. Actualmente en el Valle de los Reyes siguen haciendo exploraciones y labores de restauración. No todas las tumbas están abiertas al público. Nosotros pudimos entrar a tres de ellas, no se pueden tomar fotografías para proteger las pinturas, les puedo decir que es simplemente maravilloso estar sumergido es miles de años de historia.
Otra obra maravillosa que pudimos contemplar fue Los Colosos de Memnón, estos Colosos representan al faraón Amenhotep III, son dos estatuas gemelas gigantescas de 18 metros de altura situadas a la ribera del Nilo, se encuentran en posición sedente, con las manos en las rodillas y la mirada hacia el Este, hacia el Sol naciente. Dos figuras de menor tamaño situadas junto al trono, representa a su esposa Tiy y a su madre Metumuia. Al estar allí frente a estos gigantes lo primero que te viene a la mente es preguntarte ¿Cómo construyeron semejante obra en el 1408 a.C?


Para finalizar esta espectacular aventura les regalo las imágenes del desierto...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Una maravilla el lugar, una maravilla el cuento...

Eliud dijo...

Chama que envidia, estan extremadamente lindas todas esas fotos y aventuras. Espero sigas pasandome tus actualizaciones, Besos y saludos. :)

-Jelli- dijo...

Es increiblemente ESPECTACULAR.

Te leo y me parece estar escuchandote, y la foto de Nemo; me encanto.

Anónimo dijo...

Que lindos relatos, el más Chevere el de Nemo! Jejeje.